Revista de creación literaria en busca de creadores del mundo

viernes, 18 de mayo de 2018

Poemas para leer a deshoras, de María Ángeles Lonardi (Reseña nº 837)

María Ángeles Lonardi
Poemas para leer a deshoras
Letra Impar, 2017

Que la editorial Letra Impar tiene buen gusto al presentarnos un poemario, no me cabe la menor duda. Lo descubrí cuando publicaron Piedras rodadas, de Vicente García Hernández, motivo por el cual también conocí al editor, José G. Criado, y charlamos amena y profundamente sobre libros, sobre futuro editorial, sobre proyectos y sobre su pretensión por mantener el buen gusto poético.

Y tras la lectura del libro que nos ocupa, de María Ángeles Lonardi, que ya había colaborado con nosotros en las páginas de Acantilados de papel, me reafirmo en la admiración por esta pequeña editorial empeñada en acercarnos buena poesía con una periodicidad envidiable.

El poemario de la argentina Lonardi, afincada en Almería, está dividido en siete partes y puede que, lo primero que llame la atención al lector es la forma clara y directa de dirigirse a él, sin muchos rodeos, para que entienda el mensaje que desea transmitir y, eso, hace que él (el lector) se identifique con los versos que está leyendo.

Naturaleza, cotidianidad y cotidianeidad, paisajes que ha vivido (desde el amor y el respeto a aquella, a la Naturaleza), compromiso con su tiempo y con su condición de mujer, y algo de la llamada poesía de la experiencia, convierten a este libro en un compañero diario, en un placer tenerlo cerca para leerlo a deshoras, sin compromisos, cuando el verso y la vida lo requieran.

Para acompañar los versos, un prólogo breve y enriquecedor (es un juego de palabras) de Pedro Enríquez y un epílogo de Pilar Quirosa-Cheyrouze, otra poeta a la que tengo el placer de conocer y haber disfrutado de su obra en nuestra revista y en Ágora papeles de arte gramático, cuando la dirigía junto a mi amigo Fulgencio Martínez.

Te recomiendo, desconocido lector, que saques estos versos a pasear y te acerques a ellos, a cualquier hora, pues su compañía te transmitirá la "paz interior... como fuerza incontrolable", que destaca el autor del prólogo.

Francisco Javier Illán Vivas

miércoles, 16 de mayo de 2018

Versos perversos en San Pedro del Pinatar



Por segunto año consecutivo, María José Navarro Villaescusa organiza Versos perversos, recital de poesía, que se celebrará en el jardín de la casa de la cultura, en San Pedro del Pinatar.

Este año participan los poetas Mery Salem, Toni García y la propia María José Navarro, que estarán acompañados por los músicos Jorge Asmarats y Fran Andreo.

Al final de su actuación habrá micrófono abierto para todos los que deseen participar con un poema relacionado con el tema de la convocatoria.

sábado, 12 de mayo de 2018

Hogueras de la carne, de Pedro Juan Gomila Martorell (Reseña nº 836)

Pedro Juan Gomila Martorell
Hogueras de la carne
La Lucerna, octubre 2017

Hogueras de la carne es la última entrega de la tetralogía que el autor mallorquín, Pedro Juan Gomila Martorell, ha titulado Eidolon.

Cuarto libro que he tenido el placer de leer, como los anteriores, y de comentaros en esta sección, y que son una "herida abierta que supura y no acaba de cicatrizar nunca", como la define el autor del prólogo, Ramón Bascuñana, a quien tuve el placer de conocer en Murcia y al que también leo desde hace unos años.

Una herida abierta que, a lo largo de estos libros, adquiere las dimensiones del Dorsal del Pacífico: Arcadia Desolada, En la tierra de Nod, La pasión según Dioniso y Hogueras de la carne. Todas ellas una única autobiografía, emociones como canto a lo sagrado y a lo profano, elegía, derrota y victoria, la experiencia del autor, pero también sus reflexiones, todo ello convierte cada libro, y emerge en el actual, en una obra "íntima y descarnada", que no tiene vuelta atrás.

No. Estamos en el final, y ya conocemos a los personajes, si acaso más de uno hubiese, que han luchado, manteniendo ese conflicto de identidad. Y, si he entendido bien al autor, creo que ya ha aceptado su destino y se ha encontrado con él, y ese encuentro es una afirmación poética, de la palabra.

La palabra era el principio y al principio, y la palabra se ha hecho carne para, en su brevedad existencial, volver a la nada y quedar, otra vez, la palabra.

Francisco Javier Illán Vivas